Nuevo Perfil del Deambulante Boricua


Jóvenes universitarios viven en la calle mientras se labran un mejor futuro

lunes, 7 de julio de 2014 – 12:00 AM                Por ELNUEVODIA.COM

Como tantos otros jóvenes en el país, Laura (nombre ficticio) vivió durante parte de su vida solo junto con su madre. Cuando Laura ya había alcanzado la mayoría de edad y estaba estudiando en la universidad, su madre se volvió a casar. Su nuevo padrastro se llevó a su madre a vivir a su casa, pero en ese hogar no había espacio para la joven adulta y, sin que nadie se diera cuenta, Laura terminó viviendo en su carro, el cual estacionaba en los alrededores de la universidad.

  Ernesto (nombre ficticio) proviene de una familia de escasos recursos económicos. Se crió en un pueblo del centro de la Isla y gracias a la asistencia económica federal y a la que le provee la universidad, ha podido comenzar a estudiar una carrera en buscar de salir hacia adelante.

 Su familia puede ayudarle muy poco en términos económicos y a falta de los recursos para alquilar un hospedaje o conseguir un medio de transportación que lo lleve a casa de sus padres todos los días, Ernesto  duerme donde lo coge la noche, así sea la plaza de recreo o los pasillos de alguna facultad.

 Relatos como estos son los que llegan cada vez con más frecuencia hasta el director ejecutivo de la Coalición de Coaliciones Pro Personas sin Hogar, Francisco Rodríguez Fraticelli. Tras un censo del 2013 que reveló que había 731 personas entre los 18 y 29 años sin hogar, la Coalición descubrió que muchos de estos jóvenes no cumplen con el estereotipo de la persona que está en la calle a causa de abuso de sustancias, violencia o problemas de salud mental.

 “No son los deambulantes que uno piensa siempre. Estos son jóvenes que están tratando de superarse, que quieren estudiar, muchos tienen buenas notas y están en la calle sin decirle a nadie, no quieren preocupar a sus padres”, relató Rodríguez Fraticelli.

Para estos jóvenes, el sobrante de la beca Pell o lo que puedan ganar de trabajos irregulares no es suficiente para alquilar un cuarto, pagar agua, luz y comer, además de costear los materiales que necesitan para sus estudios. Son pocas las universidades o instituciones de educación postsecundarias que administran hospedajes para los estudiantes de escasos recursos económicos. Lo peor es que ante el estigma que acompaña el título de “deambulante”,  muchos de estos jóvenes no piden ayuda y nadie a su alrededor se entera de sus necesidades, indicó el director ejecutivo de la Coalición.

10366062_10152579323121450_909213050492212175_n

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *